¿Qué puedo hacer para sentirme bien?

Seguro que todos nos hemos hecho esta pregunta alguna vez pero no siempre hemos encontrado la respuesta. Hay muchas personas que deciden esperar a sentirse bien para poder empezar todas esas cosas que quieren hacer en la vida: ir a trabajar, estudiar, hacer ejercicio, salir a la calle, quedar con alguien... Sin embargo, cuanto más esperamos, más nos cuesta. A veces porque no tenemos ganas, otras porque estamos tristes, porque nos da miedo o simplemente porque pensamos que no es el momento adecuado. 

¿Y si lo pensáramos al revés?

¿Quién dijo que las ganas son tan necesarias?. ¿Quién ha decidido que sea el miedo quien mande?. ¿Y quién ha fijado un momento para cada cosa? Y si empezamos a hacer todas esas cosas que queremos, ¿nos sentiremos mejor? 

Todas las personas tenemos la capacidad de decidir sobre lo que hacemos en nuestro día a día y esas decisiones pueden acercarnos o alejarnos de sentirnos bien. Si decidimos adelantarnos a las ganas, el miedo, la tristeza o la vergüenza nos acercamos a nuestros deseos y tenemos más probabilidades de sentirnos bien. 

A veces puede ser muy complicado conseguirlo porque hay que hacer cosas que no nos apetece hacer, otras veces porque necesitaremos alguien que nos oriente en ese difícil camino. Cuando sufrimos ansiedad, depresión, miedos, etc. los profesionales de la salud mental, como los psicólogos clínicos, están acostumbrados a tratar estas dificultades y nos ofrecen estrategias y técnicas concretas con las que abordar estas dificultades en nuestra vida.

Quien busca, encuentra

Leyre Hidalgo López