28. mar., 2016

¿Niños pequeños o niños hiperactivos?

Un estudio publicado recientemente en Journal of Pediatrics ha encontrado que los niños más pequeños de la clase tienen más probabilidades de ser diagnosticados con Trastorno por déficit de atención e hiperactividad.

Puede parecer que la diferencia de edad de los niños de una clase no es significativa ya que raramente excede el año, sin embargo en ciertas edades, especialmente las más tempranas, diferencias de unos pocos meses pueden ser importantes.

¿Por qué puede variar tanto el comportamiento de un niños en un periodo de meses?

Es una cuestión de maduración: hay ciertos comportamientos o razonamientos que se alcanzan habitualmente a partid de cierta edad, por lo que el que un niño que aún no haya cumplido tal edad no tiene por qué sufrir un trastorno sino que lo alcanzará a su debido tiempo.

Por ejemplo, entre los 2 y 3 años los niños aprenden el significado de la palabra “no”, y sufren rabietas ante la negación de sus deseos, así como aprenden a utilizar el “no” para negarse a los deseos de los padres. A partir de los 3 años, esta actitud desafiante va dando paso a una etapa más conformista.

Comportamientos como estarse quieto, el autocontrol, autonomía, comprensión de normas, etc. requieren de cierta maduración que pueden haber alcanzado parcialmente los niños de 7 años pero no los de 6. 

Por eso, cuidado cuando comparamos los niños con los compañeros de la clase antes de pensar en si estarán sufriendo un problema de hiperactividad. Esa información hay que contrastarla con otras áreas: la familia, los amigos…