"Mens sana in corpore sano"

Tener una buena salud y bienestar físico es un deseo que todo el mundo comparte. Para ello, cada vez más, se nos aconseja sobre cómo evitar enfermedades como la obesidad con una alimentación sana y hábitos saludables. Por otro lado, la preocupación por el peso, la imagen corporal y la belleza es innegable en la sociedad en la que vivimos. Constantemente recibimos mensajes sobre qué aspecto debemos tener y cómo conseguirlo (dietas, trucos, ejercicios, etc). Mantener un equilibrio entre estas dos tendencias puede resultar difícil y es lógico que nos surjan muchas dudas sobre cómo conseguirlo. 

  • Alimenta tu personalidad: no olvides que lo más importante para sentirse bien es estar a gusto con uno mismo, independientemente del peso que tengamos. Recuerda tus cualidades y esfuérzate por practicarlas todos los días.
  • Organízate: no se trata sólo de hacer un plan para las comidas sino de poder ordenarte interiormente también. Intenta darle una estructura a tu día a día: así te sentirás con más control tanto a la hora de comer como para enfrentarte a otras situaciones cotidianas.
  • Practica el "comer consciente": imagina que eres un extraterrestre que prueba la comida por primera vez. Concéntrate en las sensaciones de cada bocado. Comerás más despacio, disfrutarás más la comida y te ayudará a decidir si seguir comiendo o no.
  • Evita las dietas mágicas: lo mejor para una alimentación equilibrada es comer variado, sin saltarse comidas y sin alimentos "prohibidos".
  • Actívate: el ejercicio moderado te ayudará a mantenerte en forma y sentirte ágil.
  • Prioriza la calidad a la cantidad: busca alimentos frescos, evita los platos precocinados.
  • Date un capricho: todos necesitamos darnos el gusto de tomar ese plato preferido de vez en cuando.

Aquí tienes algunos enlaces con más ideas que pueden ayudarte:

http://www.eufic.org/article/es/expid/10-consejos-alimentacion-saludable/

http://www.natursan.net/la-alimentacion-sana-como-debe-ser-una-alimentacion-sana/

http://www.vivesanamente.com/alimentacion-consciente-mindfulness/

Es verdad que no siempre es tan fácil decirlo como hacerlo. Algunas personas no son capaces de poner límites a lo que comen y otras, en cambio, se sienten culpables con dar un sólo bocado. El momento de la comida puede llegar a transformarse en un suplicio tanto para unos como para otros y convertirse en un problema que no saben cómo solucionar. Más abajo puedes encontrar información sobre qué hacer cuando la comida se convierte en un problema.

 

Un saludo,

Leyre Hidalgo López
  • Cuando la alimentación se trastorna

    A veces las preocupaciones por la alimentación se convierten en un problema. Aquí puedes ver cómo identificarlo.

  • Psicología Infantil

    Trucos para mejorar la salud mental de los pequeños de la casa.

  • Sentirse Bien

    Si el miedo o las preocupaciones no te dejan disfrutar, aquí tienes algunas estrategias para combatirlos.